Carillas de porcelana

Este tratamiento es el más importante en estética dental, capaz de crear una sonrisa  natural y atractiva. Se utiliza para dientes desgastados o rotos, mal posicionados, apiñamientos, decoloraciones, cierre de espacios, etc.

Se trata de láminas de cerámica que se adhieren o pegan a la superficie del diente y permite el cambio de color, posición y forma de los dientes. No hay apenas limado o tallado del diente, por lo que no sólo no lo debilita sino que lo refuerza por la perfecta unión de esta lámina de porcelana con el diente.

Su comportamiento oral es magnífico, ya que las carillas no retienen placa, y además es un material absolutamente biocompatible que no produce retracción de la encía y genera un aspecto absolutamente natural.

La elaboración de las carillas es un tratamiento absolutamente personalizado y consiste en un estudio fotográfico de la sonrisa, un diseño digital de las facciones y una prueba de este diseño generado en la boca del paciente, donde se analiza su comportamiento, tanto de manera estática como dinámica, para que él pueda tomar sus decisiones sobre la forma, el color y la posición de sus futuros dientes.

Este tratamiento es uno de los más complejos y delicados en odontología, ya que no solo hay que cumplir con las expectativas del paciente sino que además requiere una alta especialización y cualificación por parte del profesional.